Declaran toque de queda en Washington por disturbios en el Capitolio

    189

    La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, declaró toque de queda a las 06:00 pm, hora local, ante el caos de la protesta en frente del Capitolio, donde se desarrollaba la certificación de la victoria de Joe Biden.
    El toque de queda se extenderá hasta las 6:00 am del jueves 7 de enero.
    “Ninguna persona, a excepción de las personas designadas por el alcalde, deberá caminar, andar en bicicleta, correr, holgazanear, pararse o en automóvil u otro medio de transporte en cualquier calle, callejón, parque u otro lugar público dentro del Distrito”, dice la orden publicada en las redes sociales de Bowser.
    El toque de queda no se aplicará a los trabajadores esenciales, incluidos los medios de comunicación.
    La medida fue anunciada luego de que cientos de simpatizantes pro-Trump irrumpieran en el Congreso y forzaran a los legisladores a declarar un receso en el proceso de confirmación de Biden como presidente de Estados Unidos.

    Evacuan zonas del Capitolio

    Autoridades policiales de Estados Unidos evacuaron varias zonas del Capitolio, ante hechos violentos que se suscitaron a raíz de la presencia de seguidores del presidente saliente, Donald Trump, quienes derribaron cuatro barricadas de seguridad.
    La marcha, bajo el nombre de “Salvar a EE UU” comenzó por la mañana de manera pacífica cerca de la Casa Blanca, según pudo constatar EFE.
    En imágenes de CNN, se observaron peleas en el interior del Congreso entre seguidores de Trump y policías.
    Algunos de ellos aprovecharon las estructuras desplegadas para la toma de posesión del presidente electo, el demócrata Joe Biden, para escalar y acercarse a la escalinata del Congreso y a su acceso.
    Ante los hechos violentos pasada la 1:00 pm los agentes de seguridad evacuaron los edificios que conforman el complejo en Washington, mientras continúan los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes.

    Trump no reconocerá la derrota

    Trump, dijo este miércoles en un mitin con sus partidarios en las afueras de la Casa Blanca que nunca admitiría que perdió las elecciones, mientras el Congreso se prepara para certificar la victoria de Joe Biden.
    “Nunca nos rendiremos. Nunca concederemos”, dijo Trump a la multitud. “Vamos a detener el robo”, agregó.
    Instó al vicepresidente Mike Pence a no certificar en el Congreso de Estados Unidos la victoria de Biden.

    Pence le da la espalda a Trump

    El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, echó por tierra las aseveraciones de Donald Trump, sobre su supuesto poder para revocar el resultado de las elecciones en el Congreso del país, al tiempo que tildó de antiético que el vicepresidente tenga autoridad para poder realizar ese movimiento.
    “Nuestros fundadores de Estados Unidos fueron muy escépticos sobre la concentración de poderes y crearon una república basada en la separación de poderes (…) bajo la Constitución”, dijo Pence. Y agregó que “investir a un vicepresidente con la autoridad unilateral para decidir el resultado de las elecciones sería totalmente antiético bajo ese diseño”.
    En un comunicado, Pence insistió en que “no cree” que los fundadores de Estados Unidos pretendieran otorgar ese poder al vicepresidente del país, momentos antes de que haya dado comienzo la sesión conjunta del Congreso del país en la que se certificará la victoria del candidato demócrata, Joe Biden, en los comicios del 3 de noviembre.
    Trump lleva días afirmando que Pence, en su calidad de presidente del Senado y, por tanto, maestro de ceremonias de la sesión conjunta de la Cámara de Representantes y el Senado, puede anular el resultado electoral, algo que no está contemplado en la legislación electoral del país norteamericano.
    De hecho, en un mitin a favor de los candidatos republicanos al Senado por Georgia, Kelly Loeffler y David Perdue, señaló que esperaba que Pence apoye a los republicanos que planean oponerse a la certificación de los votos en ciertos estados estadounidenses durante el proceso, lo que forzará debates y votaciones para dilucidar qué objeciones se admiten.