Identifican a las otras 7 víctimas del accidente donde murió Kobe Bryant y su hija

433

Todo el deporte mundial, especialmente, el baloncesto está de luto. El astro de Los Angeles Lakers, Kobe Bryant, falleció la mañana del domingo durante un accidente aéreo, cuando el helicóptero en donde iba se estrelló en la ciudad de Calabasas. El ex alero de la franquicia californiana se dirigía al partido de su hija de 13 años, que también jugaba básquet. Tanto él, como su pequeña, y otras 7 personas más que los acompañaban murieron en el accidente. Según las últimas informaciones, ya se confirmó quiénes fueron todas las víctimas.

En la aeronave estaba Kobe, su hija Gianna, el piloto de origen armenio Ara Zobayan y varios amigos y compañeros de la familia.

John Altobelli, su esposa Keri y la hija de ambos, Alyssa, compañera de Gianna Bryant en la Mamba Academy de baloncesto. Altobelli, de 56 años, era entrenador principal de béisbol en el Orange Coast College, al sur de Los Ángeles.

Según explican las fuentes, era habitual que esta familia viajara en el helicóptero de Kobe para los desplazamientos a los entrenamientos y los partidos.

La familia Altobelli deja dos huérfanos: JJ y Alexis, ambos hermanos mayores de Alyssa.

También viajaba Christina Mauser, entrenadora de baloncesto que ejercía en la academia de los Bryant. Su muerte fue confirmada por la alcaldesa de Costa Mesa, Katrina Foley. Tenía 38 años y vivía en Huntington Beach junto a su marido Matt y sus tres hijos: Penny Rose, Tommy e Ivy.

Los últimos ocupantes eran Sarah y Payton Chester, madre e hija y amigas de la familia Bryant. Payton era, al igual que Alyssa Altobelli, jugadora de las Mamba Ballers, el equipo femenino de la academia situada en Thousand Oaks, un poco más al norte donde se produjo el accidente.

Más detalles del accidente de helicóptero
A las 9:30, la torre de Burbank le dice al piloto que puede pasar, que lo haga rodeando el aeropuerto por el norte, siguiendo la autopista 5, y que se mantenga volando en modo visual (VFR) a menos de 2.500 pies (762 metros) de altura.

En ese momento, inicia el viaje al oeste, donde está el suburbio de Calabasas. El piloto del helicóptero le dice a la torre de Burbank que su plan es seguir la autopista 118 hacia el oeste y luego seguir la autopista 101 hasta su destino. Dan por terminada la comunicación y el helicóptero contacta entonces con el otro aeropuerto del norte de Los Ángeles, el de Van Nuys. La torre de Van Nuys le dice que el viento está en calma y la visibilidad es de dos millas y media.

El piloto confirma a la torre de Van Nuys que está volando en modo visual a 1.500 pies de altura (457 metros). Rodea el pequeño aeropuerto, que se utiliza para vuelos privados, y gira entonces hacia el sur. El control del vuelo pasa entonces al sistema SoCal. Ya dan las 9:42.

El controlador de vuelo pregunta tres veces al piloto si necesita ayuda. No hay respuesta, seguramente porque el helicóptero vuela tan bajo que no accede a la señal. «Helicóptero N72EX, vuela demasiado bajo para guiarlo en este momento”, le explican.

La recuperación e identificación oficial de los cuerpos podría llevar días debido al terreno y la condición del lugar del accidente, dijo el Dr. Jonathan Lucas, jefe de médicos forenses del condado de Los Ángeles.

El audio publicado en ATC desde el control de tráfico aéreo indicó que las condiciones se estaban deteriorando antes del accidente.