Instalaciones de Bus Maracaibo se convierten en un chatarrero y trabajadores fueron despedidos sin un bolívar

219

En un verdadero cementerio consiguió la comisión de enlace del alcalde Rafael Ramírez Colina las instalaciones de Bus Maracaibo, la operadora de la Alcaldía que administra el servicio de transporte que en su momento ofreció el alcalde Willy Casanova durante su gestión al frente de la municipalidad.

La comisión se trasladó al área de parques de autobuses, ubicada en la avenida 60 en la primera etapa de la Zona Industrial y se pusieron las manos en la cabeza al entrar a la instalacion: “No encontramos nada dentro de las oficinas”, reveló el representante de la comisión de enlace de la gestión entrante del alcalde Rafael Ramírez, Dave Villalobos.

“Al entrar no había nada, todo estaba en ruinas. No encontramos ni un solo representante administrativo de la gestión saliente (de Willy Casanova) que diera la cara. Solo encontramos a un vigilante y a dos mecánicos dentro de la instalación. Al consultarles sobre el paradero de sus entonces jefes, dijeron no saber nada”, relató Villalobos.

El comisionado para la transición municipal, describió que “dentro de las instalaciones están unas 24 unidades autobuseras, de las cuales 22 no funcionan y de las dos que quedan, solo una prende y la otra presenta dificultades para encender”.

Villalobos agregó que podrían estar faltando otras 10 unidades, de acuerdo con un seriado. «Pero hay que investigarlo, ya que durante la inspección de las otras dependencias de la Alcaldía de Maracaibo, pudimos comprobar que todo bien inmueble usado por la institución fue alquilado, la municipalidad no compró nada. Por lo que está por verse, si estas 10 unidades faltantes también fueron alquiladas”.

Por el momento, la instalación se encuentra cerrada en resguardo de los cuerpos de seguridad del municipio para evitar que nada entre o salga del lugar mientras determinan las acciones a tomar.

A dejar claro:

Bus Maracaibo no es una empresa privada, es un ente municipal creado por la gestión de Willy Casanova.
El despido y cese de operaciones de Bus Maracaibo lo ordenó la administración saliente, ya que el nuevo alcalde, Rafael Ramírez, no ha tomado su cargo aún.

Afectados de parte y parte

Trabajadores de Bus Maracaibo denunciaron más temprano que, Hilda Milian, presidente de la institución transportista de la ciudad cerró operaciones “dejando al municipio sin transporte y estafando al pueblo con la venta de las tarjetas y recarga de pasajes”. Así lo dio a conocer el grupo de exempleados de la administración pública.

“Hoy (ayer) recogieron todos los buses, nos liquidaron que fuéramos a nuestras casas, que hasta aquí nos trajo el río, no nos dieron ni un bolívar”, afirma uno de los operadores que prefirió omitir su identidad por temor a represalias.

Aseguran que, “de paso ellos están estafando a la gente porque ahora quedan todos los usuarios que adquirieron la tarjeta sin transporte y ellos con el dinero de las recargas de ese instrumento de pago”.

Según pudieron aportar los denunciantes, los pocos buses que operaban (ya que rotaban hacia otras rutas debido a las escasas unidades para cubrir la demanda) pasarían al transporte público tradicional.

Cabe recordar que Willy Casanova anunció con bombos y platillos, desde la plaza República y en medio de un despliegue mediático, la creación y reactivación de trayectos como Ruta 2, 4 y 8. El pago para el sostenimiento del servicio era a través de una tarjeta electrónica para facilitar la fuerte escasez de bolívares en efectivo en la ciudad.

Pero en la práctica el servicio no cumplía con las expectativas anunciadas, ya que, debido a las pocas unidades de cada ruta, cada bus pasaba, de acuerdo con el reporte de usuarios, cada una o dos horas.

Los usuarios también reportaban que en las paradas principales de las rutas había un constante “sálvese quien pueda”, ya que las colas eran largas y las disputas entre los pasajeros, inclusive con el operador de la unidad de transporte, muy frecuentes, porque unos se colaban o se reservaban el derecho de admisión.