Mujer fingió que estaba embarazada y que la habían secuestrado para pedir dinero a su pareja

    98

    ¡¡De película!! Un giro de 180 grados dio la historia de Anali del Pilar Luna Tavera, quien el último jueves 21 de octubre denunció que había sido secuestrada en San Juan de Lurigancho, Perú. En la comisaría de la zona, la mujer de 37 años reveló que sus captores la liberaron tras inducirla a un parto para robarle a su bebé… pero toda esta versión había sido falsa.

    Un día antes, su esposo, el empresario colombiano Nicolás Urrutia, se había acercado a la comisaria de dicho distrito para denunciar la desaparición de su pareja. El hombre acudió con una fotografía y un mensaje que le habían enviado los supuestos secuestradores. En la imagen se veía a la mujer amarrada en una silla y con una cinta en la boca, en el texto le exigían 200 mil soles para liberarla.

    “Vamos hablar algo claro. Yo tengo a la mujer y a tu hija y si quieres volver a verlas necesito que me des 200.000”, se leía en el texto que había escrito el presunto raptor.

    Tras ser notificados del secuestro, los agentes de la PNP se desplegaron por todo el distrito para hallar a Anali. No obstante, la mujer apareció al segundo día. Se acercó a la comisaría y contó que había sido retenida por los malhechores el pasado miércoles 19 de octubre, cuando se dirigía a someterse a una intervención quirúrgica.

    Además, alegó que había permanecido secuestrada esos días en la habitación de un edificio ubicado en las inmediaciones de la segunda etapa de Bayóvar (SJL). Con la información, los efectivos se acercaron al lugar y detuvieron a la propietaria María Arias Chávez.

    La versión de la mujer “secuestrada” comenzó a desmoronarse cuando los encargados de la clínica, a donde acudía para que supuestamente le hicieran chequeos, señalaron que la mujer no podía quedar embarazada porque hace unos años se había sometido a un método anticonceptivo quirúrgico denomino “bloqueo tubárico bilateral”.

    Asimismo, el personal médico negó que Anali del Pilar Talavera haya programado una cita para el miércoles 19 de octubre, tal como informó la PNP. Ante los hechos y al ver que su versión era desmentida, la mujer se vio en la obligación de confesar que nunca estuvo embarazada ni mucho menos secuestrada.

    La confesión hace suponer a la Policía que Luna Tavera habría planeado todo para pedir 200 mil soles como recompensa a su esposo.