Tras cese al fuego, Hamás se declara ganador de conflicto con Israel. Los enfrentamientos causaron al menos 250 muertos, entre ellos 67 niños

    65

    Hamás se declaró ganador en su conflicto armado contra Israel, afirmó Jalil al Haya, número dos del buró político de Hamás en la Franja de Gaza, frente a miles de personas congregadas en manifestaciones de júbilo en la ciudad de Gaza, tras la entrada en vigor de un alto el fuego con el Estado hebreo.

    «Es la euforia de la victoria», dijo Jalil al Haya durante un discurso ante manifestantes alborozados. Prometió además «reconstruir» las casas destruidas por los bombardeos israelíes.

    Gracias a la mediación de Egipto, Israel y Hamás, el movimiento islamista en el poder en la Franja de Gaza, acordaron un alto al fuego para poner fin a su enfrentamiento más sangriento en años.

    Hamás comenzó las hostilidades el 10 de mayo disparando cohetes contra Israel en «solidaridad» con los cientos de palestinos heridos en enfrentamientos con la policía israelí en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, el tercer lugar más sagrado del Islam.

    Después de estos ataques con cohetes, Israel lanzó una operación para «reducir» las capacidades militares de Hamás multiplicando los ataques aéreos contra este microterritorio de dos millones de habitantes bajo bloqueo israelí durante casi 15 años.

    Por su parte, Hamás y la Yihad Islámica lanzaron más de 4 mil 300 cohetes hacia Israel, que cuenta con un escudo antimisiles que permitió interceptar el 90 por ciento de estos proyectiles.

    Los enfrentamientos causaron al menos 232 muertos en el lado palestino, incluidos 65 niños y muchos combatientes de Hamás y de la Yihad Islámica, y 12 en Israel, incluidos un niño de seis años, una adolescente de 16 y un soldado.